Carlos Estévez Izquierdo

Mucho tiempo antes de que se inventara la escritura, las personas ya transmitían su sabiduría oralmente empleando cuentos fabulados, dejando en ellos reflejados los conocimientos de sus antepasados.
Sin duda, la fantasía es un excelente medio para explicar la verdad. Al expresarla con palabras que no respetan los márgenes de la realidad, se puede afirmar con rotundidad que cualquier parecido con nuestras experiencias, son puras coincidencias. Se puede aseverar que al ser sus palabras regidas por una extraña ciencia, sus enseñanzas devienen divinas, y sus lecturas adictivas. Con toda seguridad provocarán en el lector dependencia, y alterarán seriamente su entendimiento y conciencia; obligándole a acudir a la librería con frecuencia, para calmar el síndrome de abstinencia.

Descarga el libro en tu Tablet>