Basilio Campos Rogel

Ardí le dijo a Lla: –Vamos a descansar en ese tronco que cruza el río de parte a parte.
Se fueron hacia él y se sentaron en el medio.
No dieron crédito a lo que estaban viendo en el agua, los peces del río eran todos a rayas de colores como el arco iris, pero además llevaban una argolla que les sujetaba por la cola de dos en dos.
Los peces se escondieron tan rápidamente que casi no les dio tiempo a verlos
Lla y Ardí, nuestros personajes, se miraron como si aquello que habían visto no fuera cierto.
Entonces Ardí, le dijo a Lla: –Tenemos que saber qué les ha pasado a estos peces para poder ayudarles.

Descarga el libro en tu Tablet>