Gonzalo Ribera de Mendoza

El contenido de la obra, es el resultado de nueve años de estudio, constatación y localización de pruebas científicas, encaminadas al pragmatismo objetivo de la exégesis bíblica.
El título del libro, resume el proceder guerrero y agresor de aquel pueblo semita guiado por los sacerdotes de cada época, donde las ejecuciones, saqueos, violaciones y juicios, llevaban siempre el mandato expreso de Yahvé.
Los Profetas, el oráculo, los sueños, los videntes, los dados, las amenazas y la Fe, marcaron ese Infierno que subió al Cielo para ser consagrado por el Altísimo Yahvé y así poder ser ejecutado sin contemplaciones en la tierra.
Las leyendas de: Adán y Eva, el casamiento de Caín, los hijos de Yahvé que bajaron a la tierra para fecundar hermosas mujeres, el genocidio diluviano, el proxenetismo de Abraham, la mujer de Lot convertida en sal, la burra que hablaba con Balan, las 700 esposas y 300 concubinas de Salomón, las terribles desgracias contra Job, el pez que se tragó a Jonas, etc,  sirvieron de ejemplo para la sumisión, comprensión, temor y esperanza de quienes padecieron el sufrimiento o el misterio de la divinidad proclamada en la tierra del pueblo elegido, al que luego se sumarían sorprendentemente los llamados gentiles o extranjeros, de la mano y por mandato divino del último de los  apóstoles, llamado Pablo de Tarso, verdadero instaurador del cristianismo. Finalmente, Juan, un desconocido –mal identificado con Juan el evan­gelista–  desterrado generosamente a la isla de Patmos por delirios de fanatismo, recrea el último libro de la Biblia escenificando espantosas matanzas humanas y destrucciones terrenales practicadas por Ángeles Celestiales montados en caballos con cabezas y colas de otros animales que echan fuego por su boca, en nombre de Dios y Jesucristo a través del infierno que caerá del cielo para vida o castigo eterno de ese juicio final que tanto juego ha dado a las Sectas fanáticas artífices de El Infierno que subió al Cielo.
El libro termina con el análisis de las pruebas arqueológicas, científicas y naturales, con el ánimo de ofrecer al lector todos los elementos de reflexión encaminados a transmitir la presencia de Dios en la conciencia aislada de la codicia humana.

Descarga el libro en tu Tablet>