María Teresa Callealta Amador

 

Hay un hada Caramelo,
con un bonito sombrero.
Es de azúcar glaseada
y de nata montada.

Su vestido es de algodón,
y zapatos de bombón.
Su varita es regaliz
para ti y para mí.

Come muchas chucherías,
durante la noche y durante el día.
Pero una noche le dio un dolor,
y tuvo que ir al doctor.

¡Pobre hada Caramelo!
Tiene en su muela un gran agujero.
El dentista lo tapará
pero muy quieta tiene que estar.

¡Ya no le duele nada!
y está el hada encantada.
Pero le ha dicho el doctor
que se cuide por favor.

Nada de tantos caramelos,
poco a poco son más buenos.
¡El hada es obediente
y ya no se le pican los dientes!

Descarga el libro en tu Tablet>