Herenia Miralles Liborio

Víctor era muy feliz con su papás, su hermanita Lucía y su perrita Luka, pero un día empezó a encontrarse mal, se sentía siempre cansado, tenía fiebre, le costaba respirar y ni siquiera le apetecía comer su chocolate favorito. Para poder ponerse bien sus papás le dijeron que tenían que llevarlo a ver al médico.

 

Descarga el libro en tu Tablet>